Nuestro sistema de producción permite fabricar cubitos de hielo de máxima calidad, totalmente sueltos y macizos, sin nada de agujero y más rentable para la hostelería.

 

Cubitos que no aguan la bebida, que se derriten muy lentamente y cristalinos.

 

Podemos dejar en depósito congeladores a disposición del cliente que lo pueda necesitar.

Sus instalaciones cuentan con más de 1.000 m2 lo que permite fabricar 11.400 kilos de hielo al día. Mantenemos un stock de seguridad de 10.000 kilos.

 

En el proceso de fabricación, el agua pasa por 3 estados: descalcificación, desionización y regulación del cloro Ph, con lo que conseguimos un agua pura, libre de cloros y de máxima calidad.

 

La maquinaria empleada es de última generación. Desde el llenado de los moldes, el desmoldeado, hasta el envasado es totalmente automatizado. Así cuidamos, en todo momento, los aspectos en materia de salud e higiene del proceso de fabricación. En ningún caso el producto se toca con las manos.

 

De aquí pasa a las cámaras frigoríficas donde se mantendrá el producto a -18º hasta el momento de servirlo.